José Antonio Valverde – Doñana 50
Últimos post

José Antonio Valverde Tag

Una bandada de patos sobre el cerro de los ánsares. Foto: José María Pérez de Ayala. No es un científico, pero su sapiencia es indiscutida entre todos los investigadores. José María de Vayas, guarda, 40 años de trabajo desde 1973, se hace una pregunta con frecuencia como reveló en este blog: “¿qué es lo que queremos de Doñana?” La cuestión es de una densidad evidente, propia de un doñanero, pero existe al menos una respuesta, y se llama ciencia. El

Una planta de enea se perfila detrás de la telaraña. Foto: José María Pérez de Ayala. Felipe González sabía bien lo que hacía cuando decide, en 1992, pasar su veraneo en Doñana. Un espacio que conocía y amaba desde que, como tantos muchachos (por ejemplo el que esto escribe) descubrió la playa en Matalascañas, y su primer bosque fueron los pinares de La Puebla del Río. Esta entrevista se realizó para el documental El hombre que salvó el paraíso, que co dirigí junto a Julio

Menegildo lleva en raña a Valverde para que no se estropee los zapatos. Dos personajes que se entendieron de maravilla entre monumentales broncas. Foto: Banco de Imágenes del CSIC. Hoy 16 de octubre se celebra la segunda fecha de declaración de Doñana como parque nacional. El 15 de agosto, el consejo de ministros aprobó el La Coruña su creación, y el 16 de octubre el Boletín Oficial del Estado publica el asunto, con los límites del parque y la declaración de intenciones. Para José Antonio

Un guarda patrulla por el borde de un lucio. Foto: José María Pérez de Ayala. Si dos fueron los primeros biólogos que se sumaron a Valverde al poco de crearse la Estación Biológica de Doñana, Javier Castroviejo y Fernando Álvarez, en enero de 1973 fueron dos los guardas –nuevos, no los históricos heredados del anterior coto de caza- que iniciaron el trabajo de guardería. Uno de ellos, que llegó a guarda mayor, es José María de Vayas. Trabajó justo cuarenta años, hasta 2013, y no

Pollos de águila imperial aprenden a ser adultos en la finca del Puntal, propiedad de los González Gordon. Foto: José María Pérez de Ayala. Existen en la historia de Doñana algunas derivaciones que llevan hasta Holanda bastante interesantes, e incluso determinantes. Pero ninguna con el halo de misterio que la protagonizada por L. A. van der Molen

Día de asueto en Marismillas hacia los años 50, con uno de los Morenés de pie a la izquierda. Foto: archivo familia Morenés. Carlos Morenés y Mariátegui, actual marqués del Borghetto, representa el último exponente de los nobles propietarios que durante mil años fueron dueños consecutivamente de Doñana. La historia que vincula a su familia con Doñana empieza cuando los Garvey compran a los duques de Medina Sidonia el coto en 1900; en 1941 vendieron la mitad a un trío de bodegueros, cazadores y marqueses

Antonio Chico, en su casa y con el padre al fondo, escucha al ornitólogo Pedro Weickert. Foto: Archivo familia Valverde. Los guardas de Doñana suman una leyenda que, en este caso sí, se corresponde bastante con la realidad de un tiempo y un modo de vida ya extinguido. Históricamente, han sido los encargados por el dueño del coto de mantener en perfecto estado de caza sus montes, marismas y dunas. En esto consistía la principal función del guarda mayor y su equipo. Lo demás, venía

Dos cachorros de lince. Foto: José María Pérez de Ayala. Jesús Casas vino a dirigir Doñana en 1986, y permaneció nueve años. Años cruciales, que le cambiaron como persona, y en los que Doñana -de nuevo- se jugó nada menos que su existencia, al menos como la conocemos hoy. Hoy es el presidente de Tragsa, pero revela su seguridad de que sus últimas imágenes en esta vida serán algunas de las vistas en Doñana. Esta entrevista, amigos, amigas, debéis leerla, no lo digo por decir. Un

Bandadas de diversas especies en un lucio. Foto: José María Pérez de Ayala. Juan Villa cuenta con la admiración del entrevistador hacia su talento como investigador y escritor, advierto. Es el gran cronista de la comarca de Doñana, de su historia más delicada: la que imbrica territorio y ecosistemas, con personas y sociedades. La lectura de sus libros permite adentrarse de verdad en Doñana, pues conoce las claves más ocultas para orientarse, mapa emocional en mano, por el viejo coto. Juan Villa en la Rocina, seca

Un toro cruza en Doñana la marisma. Foto: José María Pérez de Ayala. En el territorio hostil de la naturaleza virgen, hay un temor que empapa al habitante. Es el miedo a morir, a ser atacado, a la vida salvaje. Doñana hizo pasar por ese trance a quien vivía en ella. Allí han vivido animales que matan, todavía existen algunos. Sin embargo, para sorpresa de muchos, el animal que más muerte y enfermedad ha causado en Doñana y su entorno se fulmina de un manotazo: el

Un site de Huelva Información