El millonario en la sombra – Doñana 50
Últimos post

Blog

El millonario en la sombra

A la izquierda, Hoffman, y a la derecha Francisco Bernis, pionero en España junto a Valverde y primer presidente de la SEO.

La entrevista a Luc Hoffman (1923 Basilea, 2016 Francia) se realizó hace cinco años para el documental ‘El hombre que salvó el paraíso (Savitel producciones), que escribí y codirigí. Esta transcripción es mucho más amplia que las breves apariciones de Hoffman en ese audiovisual. Se realizó en Suiza, con la ayuda vital de WWF y su secretario general, Juan Carlos del Olmo, que encargó a un periodista local que le trasladara mis preguntas al gran Luc Hoffman. Este potentado suizo, dueño del laboratorio farmacéutico Hoffman-LaRoche, tenía su mayor pasión en la naturaleza y la ornitología. Sus contactos internacionales y su apoyo económico permitieron a Doñana convertirse en un parque nacional. Y sus medicinas salvaron a José Antonio Valverde de peores padecimientos de los que ya tenía.

¿Quién comprendía en España en los años 50 y 60 realmente que hacía falta proteger Doñana? No había mucha gente que se comprometiera realmente.

¿Habló usted con el Gobierno de Franco respecto a Doñana? Sí, tuvimos relaciones con el Gobierno para discutir de Doñana, pero las relaciones fueron sobre todo con los dueños de las tierras; para nosotros no era importante que los propietarios fueran franquistas o no.

Los dueños del coto fueron la clave

El objetivo del Gobierno español era desarrollar la zona para la agricultura. ¿Qué les hizo cambiar?La toma de decisión de los propietarios, que se unieron a nuestra voluntad de crear un parque.

¿Cuáles fueron las actuaciones del Gobierno de España ante Doñana en los años 50?El Gobierno español promulgó una ley según la cual el Coto de Doñana debía convertirse en un polo del desarrollo moderno de España. La idea era cambiar los pinares por bosques de explotación y plantar eucaliptos en todos los sitios que se prestaran. También había proyectos de desecación de las marismas y el Gobierno español construyó un gran dique para separar las marismas de las partes que se podrían desecar y cultivar.

Los embajadores en España ayudaron

Esta decisión del Gobierno español encontró una gran oposición en los ambientes interesados por la protección de la naturaleza. Finalmente, Tono Valverde y yo conseguimos llevar a cabo un trabajo a través de los embajadores ante el Gobierno español. Fuimos recibidos por el ministro español del Desarrollo y por el ministro de Investigación. Les dijimos que comprendíamos que intentaban transformar España en un país moderno y que, para ellos, un país moderno era un país productivo, pero nuestra misión también intentó expresamente hacerles comprender que la creación del parque natural era un objetivo tan moderno como la producción forestal o agrícola.

Años 60, en el Palacio de Doñana. Casi todos extranjeros, con Hoffman de negro

¿Cómo fue las compras de las fincas de Doñana?Después de la misión ante el Gobierno español, nos quedamos con la impresión de que quizás hubiera medios para ir más lejos en la protección de Doñana. Intentamos entonces recaudar dinero y logramos algunas aportaciones para comprar un terreno en el Coto de Doñana. Estuvimos buscando qué propiedad podríamos comprar que no fuera demasiado cara y se nos ocurrió la finca de Las Nuevas, que pertenecía al marqués de Mérito. Finalmente, fue Leo Biaggi quien compró Las Nuevas. Así que buscamos y conseguimos la ayuda de Mauricio González, uno de los dos hijos del propietario de Doñana. Ahí sí que llegamos a buen puerto con las negociaciones y pudimos comprar un terreno, con la ayuda del marqués de Mérito, que tenía mala conciencia por no habernos vendido Las Nuevas y que nos facilitó las cosas.

WWF nace para recaudar fondos con los que comprar Doñana

¿Cuál es la relación entre la creación del WWF y la compra y protección de Doñana? Cuando Valverde y yo empezamos a buscar dinero, me contactaron Max Nicholson y Peter Scott. Me dijeron que ellos tenían la idea de crear un fondo para asegurar el futuro de regiones importantes para la conservación de la naturaleza. Y como habían oído que Valverde y yo estábamos intentando recaudar dinero para comprar una finca en el Coto de Doñana, querían saber si no nos podríamos unir. Su propuesta era que el Coto de Doñana fuera el primer proyecto importante financiado por el fondo que querían crear. Así fue como Valverde y yo nos vimos relacionados con la creación del WWF.

¿Doñana fue la materialización de las acciones que el WWF quería llevar a cabo en el mundo? Sí, fue su primera acción importante.

¿Qué esperanzas tiene puestas hoy en día en Doñana? Doñana está reconocido como uno de los parques nacionales más importantes, no sólo de Europa, sino del mundo. Creo que parte del espíritu nacional de España se manifiesta en Doñana y que ese parque contribuye al orgullo que sienten los españoles por su país. Hoy seguro que habría una oposición muy fuerte si el Gobierno español quisiera transformar ese paraje.

Hoffman, en un día de campeo por Doñana, charla con, entre otros, el hijo de Scott, el explorador del Polo Sur.

¿Qué se le puede desear a Doñana hoy? Hay que desear que Doñana se quede fuera de la ordenación moderna del territorio. Lo que está en juego ahora es diferente a lo que estaba en juego antes. Podemos imaginar otras soluciones para el parque y seguir haciendo lo que ya se está haciendo, especialmente con el Gobierno regional de Andalucía, que está muy encima del parque.

Debido a las dificultades encontradas, ¿alguna vez José Antonio Valverde o usted tuvieron la tentación de abandonar sus compromisos respecto a Doñana? Nunca tuvimos la tentación de abandonar. Siempre intentamos hacer lo que podíamos.

¿Cuándo visitó Doñana por primera vez? Se conocía Doñana por el libro de Chapman. Era un libro bien divulgado, especialmente en los ambientes naturalistas. Me quedé maravillado por el paisaje, por los animales, por los pájaros que vi. Fue una experiencia que yo no había vivido anteriormente con esa intensidad.

La Doñana Expedition fue más bien un viaje íntimo

¿Cuál fue el papel de la Expedición Doñana de 1956? Creo que tuvo la idea de la Expedición Doñana Guy Mountfort. Quería organizar una expedición de relaciones públicas a favor de ese lugar que él ya conocía un poco, conocimiento que él deseaba transmitir al máximo número de personas posible. Pero no fue una publicidad de gran envergadura, fue más bien un viaje íntimo.

¿Cómo conoció a José Antonio Valverde, considerado el ‘padre’ del parque nacional?Valverde, igual que se interesó por el Coto de Doñana, se había interesado por la Camarga. En Camarga se alojó en mi casa e inició un estudio sobre la garceta. Ese estudio mostró la genialidad de Valverde que comprendía las cosas de la naturaleza sin necesidad de estudiar muchos detalles. Reconocía las cosas, sabía lo que era importante para el conjunto.

¿Qué recuerdo guarda de él? El de un amigo querido y fiel, el de alguien que siempre me ha guiado en los caminos que yo iniciaba. Le apoyé pagándole viajes y también porque tenía una tuberculosis ósea, y a través de Roche, que estaba a la vanguardia de los tratamientos, es posible que lo salváramos.

síguenos en Facebook


Comments

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Un site de Huelva Información