Últimos post

Blog

Desde el cielo

El Atlantis vuela sobre Huelva en 2010. A la derecha de la cabina del piloto se observan los trenes de dunas de Doñana, junto al mar. Foto: NASA.

La primera referencia de Doñana vista desde el cielo no es exactamente de mucha elevación. Lo más que podía alzarse el ojo humano en aquella planicie era marineando a un árbol, al estilo de Pepe Menegildo, alias the monkey, o bien construyendo con palos y tablas un observatorio, desde el que fotografiar y filmar nidos a resguardo.

Así fue como la Doñana Expedition se hizo con grabaciones que resultaron un hito en la época, pues no se disponían de películas con algunas especies nidificando. El documental que salió de estas semanas fue clave para recaudar fondos por Europa para el primer paso hacia el parque nacional: la compra de la ahora Reserva Biológica de Doñana.

Valverde (arriba) con algunos ayudantes en la tarea de construir el observatorio. Foto: Banco de Imágenes del CSIC.

La, en verdad, primera visión aérea de Doñana resultó de lo más amenazadora. Se trata del vuelo que organizó el Ministerio de Agricultura para mostrar a un grupo de periodistas cómo de inútil, estéril y desaprovechada estaba la costa de Huelva, incluida Doñana, hasta ese momento, sólo ocupada por arena, lagunajos y aves. La cosa ocurría en 1952, en pleno frenesí por plantar eucaliptos en aquella zona, aún incluso despoblada.

En efecto, la virginidad todavía era prácticamente absoluta cuando en el año 1956 se produjo en Andalucía el famoso ‘vuelo de los americanos‘, un raid aéreo para fotografiar España, y nuestra Comunidad. Por supuesto ha quedado ya para siempre como un testimonio valiosísimo con el que analizar los cambios que ha sufrido el territorio.

Las imágenes fueron tomadas en el momento en que se aprobó la primera Ley del Suelo de España, 12 de mayo de 1956, por lo que toda construcción que no estuviese presente en las fotos de ese vuelo debía haber cumplido esta normativa que regulaba el derecho a edificar y el valor del suelo.

El vuelo fotografió Andalucía en blanco y negro, sin más sensibilidad que el mero pragmatismo, no existía ningún ojo de artista detrás del visor.

Todo lo contrario sucedió con el descubrimiento que protagonizó el ojo artístico de Héctor Garrido, para todos Chiqui. Este naturalista, censador de aves en Doñana desde 1996, y fotógrafo de excelente sensibilidad, se topó en los censos desde avioneta con una perspectiva del parque inapreciable a ras de suelo. Y de lo más asombrosa.

Es el fenónemo de las figuras fractales, en las que cualquier parte de ellas reproduce el todo. Además de fotografiar otras formas que crea el discurrir de agua y viento en la suavísima topografía de Doñana.

Chiqui publicó primero ‘Armonía fractal de Doñana’, y luego ‘Fractales, anatomía de la marisma’. De repente, se descubre la magia de Doñana desde una perspectiva inédita, lo cual es bastante difícil y habla mucho de su talento. Y también ahonda en una idea: Doñana es infinita.

Fotos de Héctor Garrido. www.hectorgarrido.com

La más reciente imagen áerea que se incluye en esta brevísima selección la protagoniza la Estación Espacial Internacional, que fotografía una aproximación a su estructura del Atlantis, el transbordador espacial norteamericano.

La siempre impactante visión del planeta, en este caso con la nave perfilando su metálico porte sobre él, contrasta con la belleza del Atlántico andaluz. Y, en concreto, de la costa y bosques de Doñana, que por fortuna casi no han cambiado más que lo que la mera evolución geológica y natural ha ido marcando. Y esperemos que nadie acelere el asunto. No hay prisa.

síguenos en Facebook


La imagen en su integridad. En la parte superior se aprecia a la Estación Espacial Internacional. Foto: NASA.

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *